Fotos Únicas
Dejar un comentario

Cuando cesan las lluvias

Nos hemos llevado unos cuantos meses con muchos días de lluvia. Cierto es que es bueno que llueva, no lo voy a negar, pero cuando te llevas una temporada sin ver el sol, llega un momento en que deseas salir a disfrutar con muchas ganas de la primavera.

Hoy me ha dado por tomar una foto distinta, no acostumbro a hacer ni fotografía macro ni de naturaleza, pero esas ganas de disfrutar de un día de campo me han concedido la oportunidad de encontrarme con esta bella instantánea.

Mi idea era tomar una fotografía a algunas de las aves que revolotean por el lugar donde acostumbro a pasar los domingos con mi familia, ya que, me gustaría darle una buena sorpresa a un gran fotógrafo amigo mío.

Eduardo López es una de esas personas de las que te alegras de haber conocido, sería incapaz de describirlo con palabras, alguien que con solo mirarte ya sabes lo que te quiere decir y un enamorado de la fotografía de naturaleza, en especial de las aves que habitan en la marisma. Hace tiempo que quiero darle la sorpresa con una foto de las que a él le gustan…pero no hay manera.

Pues bien, la cuestión es que tras estar agazapado durante un rato y ser consciente de que no tengo paciencia para ello, decidí levantarme y regresar a la casa que tenemos en el campo. Y es que, entre que el objetivo no daba para tanta distancia y que los dichosos patos no se acercaban…

Al regresar me topé con esta escena, una abeja revoloteando junto a una planta. Bueno, no es un ave ni podré dedicársela a mi buen amigo Eduardo, pero jolines, al menos me llevo algo para casa.  Estaba claro que hoy no era mi día, pero sí el de este insecto que seguramente estaba más ansioso que yo de que cesaran las lluvias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *